Detectar a tiempo para tratar una infeccion vaginal

En un mundo que corre más a prisa que nosotros, nos vemos forzados a ir a la misma velocidad o incluso más rápido para poder cubrir todas las tareas, exigencias, expectativas y las agendas que vienen con cada día.

Es fácil perder de vista las cosas importantes y es aún más fácil dejar para después esas pequeñas señales de nuestro cuerpo que pasan inadvertidas porque sencillamente no tenemos tiempo para perder en esos detalles.

Con tanto por hacer, el tiempo es lo que más necesitamos y atesoramos, pero es lo que menos tenemos y tratamos de abarcar mucho más de lo que podemos, pero así como es importante todo lo demás, es importante también tu cuerpo.

Nuestro cuerpo actúa como una gran maquinaria, en armonía y en perfección, junto con todo lo que nos rodea, por eso es importante dedicar tiempo para conocerlo y descifrar cada señal que nos envía a diario.

¿Quiénes pueden padecer una infección vaginal?

El 85 o 90 por ciento de las mujeres en todo el mundo, en algún momento o inclusive en repetidos periodos de su vida llegan a sufrir infección vaginal, no es algo para alarmarse, pero si debe ser tratado a tiempo.

En la actualidad, pese a los avances tecnológicos y a la facilidad de acudir a un médico especializado, muchas mujeres prefieren hacer caso omiso en el caso de una  infección vaginal y tratarlo como uno de muchas otras cosas.

Es importante poder detectar a tiempo este tipo de infecciones, ya que las mismas pueden llegar a afectar severamente tu sistema reproductivo y degenerarlo al punto de causar infertilidad en muchas mujeres.

Algunas causas de la infección vaginal

La infección vaginal no es un sinónimo de mala higiene o de promiscuidad, puesto que no es en todos los casos que se produce por el contacto sexual, son más bien muchos los factores que influyen en ello.

  • El exceso de higiene, aunque no lo creas también puede producir infección vaginal, ya que nuestro cuerpo trabaja en un equilibrio perfecto, hay cosas que no nos corresponde a nosotros hacer.
  • El exceso de productos para el cuidado íntimo muchas veces generan resequedad, lo cual trae un desequilibrio en el PH de la vagina y como consecuencia se reproducen en exceso bacterias que causan la infección vaginal.
  • Evita en lo posible el uso de jabones o duchas vaginales que contengan ácido láctico, pero es importante que laves tu zona íntima después de tener sexo, ya que las bacterias que se encuentran otros pudieran afectarte severamente.
  • Lo ideal es mantener un aseo regular, máximo dos veces al día, de lo contrario podrás afectar el balance natural y el PH de tu zona íntima, recuerda que de igual manera una mala higiene acarrea infecciones y molestos síntomas.
  • También es poco favorable la mala alimentación, ya que si tienes defensas bajas va a ser mucho más fácil que tu cuerpo sucumba ante los ataques incesantes del medio ambiente en el que estamos expuestos.
  • Si tu rutina diaria incluye tiempo de ejercicio, ya sea en el gimnasio o por tu cuenta, lo ideal es tener una buena higiene después de la actividad física, no vuelvas a usar la misma ropa interior, pues las bacterias se reproducen en ambientes húmedos.
  • Evita el uso de ropa excesivamente ajustada, como el caso de shorts o pantalones, ya que los mismos proporcionan un ambiente ideal para la reproducción de microorganismos que causan la infección vaginal
  • Mantener relaciones sexuales sin preservativos, también puede ser la causa de las infecciones vaginales, por lo que te recomendamos el uso de ellos sobretodo cuando tienes más de una pareja.
  • Si te encuentras en la etapa del embarazo o entrando a la menopausia, también estás propensa a tener una infección vaginal, ya que el cambio o la variación hormonal pueden afectar el nivel de acidez de tu zona íntima.

Algunas recomendaciones

Es recomendable ropa ventilada, holgada y fresca que permita la circulación de aire, si bien hay ocasiones en las que no puedas llevar este tipo de prendas de vestir, procura que no sea por largos períodos de tiempo y ten una buena higiene.

En esos días soleados y de mucho calor opta por llevar prendas íntimas confeccionadas en algodón, ya que estás absorben con mucha mayor rapidez el sudor y la humedad que crean los hongos y bacterias.

En la playa o en la piscina, cuando estés fuera del agua procura no quedarte mucho tiempo con el biquini mojado, el agua de estos lugares sumados a la humedad y la transpiración, son la combinación perfecta para una infección vaginal.

El uso de algunos antibióticos pueden de igual forma afectar el balance del PH de tu vagina, por lo he debes consultar siempre con tu ginecólogo de confianza cualquier cambio extraño o fuera de lo común que empieces a notar.

Algunos anticonceptivos, como es el caso de los dispositivos intrauterinos (DIU), también pueden producir alteraciones en los niveles de acidez, lo que va a provocar la reproducción de agentes patógenos externos.

En tus ciclos menstruales, es recomendable cambiar tu toalla sanitaria cada cuatro horas, ya que las mismas impiden que tu zona íntima se ventile lo cual genera la rápida reproducción de bacterias.

 

Mantén siempre tu zona íntima depilada, para lograr una mayor ventilación, aunque ten mucho cuidado con las depilaciones láser, ya que afectan muy seriamente tus glándulas vaginales.

Te recomendamos que tengas una dieta equilibrada en la que puedas adicionar frutos que contengan alto porcentaje de vitamina C, como es el caso de las naranjas, toronjas u otros cítricos.

Mantente hidratada, lo que a su vez favorecerá no solo tu piel y tu cuerpo, sino que expulsarás a través de la orina toxinas y microorganismos que con el tiempo te causarán algún tipo de infección.

¿Cómo detectar a tiempo esas molestas infecciones en tu zona íntima?

Algunos de los síntomas que debes tomar en cuenta para saber si eres o no víctima de una infección vaginal son estos

  • Cambio en el olor de la secreción vaginal

En algunos casos no es un síntoma que se presente con la infección, pero en otros casos se puede apreciar con facilidad, descrito como “olor a pescado” debes estar atenta a cada cambio.

  • Cambio de aspecto de la secreción vaginal

El aspecto de la misma puede variar durante los ciclos naturales de tu cuerpo, pero está atenta a los cambios, en los casos de infección suele ser más blanco y grueso de lo normal.

  • Escozor o ardor

Es uno de los síntomas más frecuentes y fáciles de identificar, generalmente vienen acompañados de puntadas de alta o baja intensidad y molestia al orinar.

  • Dolor durante las relaciones sexuales

Otro de los síntomas que debes reconocer y no dejar pasar es este, si durante el coito experimentas dolor fuera de lo normal, es señal de que hay una infección vaginal.

  • Fiebre

Aunque la fiebre se manifiesta un tiempo después que algunos otros síntomas, es un síntoma que jamás puedes dejar pasar, pues ya es seguro que algo en tu cuerpo no va bien.

  • Inflamación

Cuando la infección vaginal está en un estado avanzado se empiezan a presentar casos de inflamación, enrojecimiento y dolor que vienen posteriores al escozor.

  • Exceso de flujo

Es otro de los síntomas de una infección vaginal, a parte del cambio en el olor, el color y el aspecto, la variación en la cantidad de flujo es algo que debes tomar en cuenta para determinar si tienes alguna infección.

  • Cubierta blanquecina

En otros casos puedes observar una cubierta de color blanco y de aspecto cremoso dentro de tu vagina y/o alrededor de ella, para este momento es necesario que acudas rápidamente a tu médico.

  • Secreción espumosa

Por lo general éstas aparecen luego de varios otros síntomas y son de un color blanco o gris con apariencia espumosa, es señal clara de una infección vaginal.

  • Secreción amarillenta

El cambio del color en tu flujo vaginal u otras secreciones diferentes a éste, son síntomas inequívocos de algún tipo de infección, también pueden presentarse de color verdoso.

No en todos los casos tu cuerpo va a reaccionar de la misma manera y no en cada cuerpo las causas deben ser las mismas, por eso debes llevar un registro de los cambios que experimenta tu cuerpo desde temprana edad.

Aun antes de presentarse los ciclos menstruales en las niñas, estás pueden ser víctimas de una infección vaginal, ya sea por algún medicamento que les cause reacción alérgica o por el simple contacto con una tela que no les favorece.

Para la mujer es muy importante el buen aspecto y el cuidado externo, pero no olvides que debes cuidar igualmente tú cuerpo por dentro, ya que lo interior se refleja siempre en el exterior.

A partir de ahora pon mucha atención a los cambios de tu cuerpo, él mismo te indicará si hay algo de qué preocuparse, visita regularmente a tu médico de confianza, porque del buen cuidado de tu cuerpo dependerá su estado, mantente sana y saludable.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *